Saltar al contenido

Significado de la palabra Coroto

La palabra coroto es usada en Venezuela con mucha regularidad, forma parte de un lenguaje coloquial. Muchas veces hablamos y desconocemos la procedencia de lo que estamos diciendo sin saber lo que realmente significa. Esta palabra la conocemos desde la infancia y forma parte de nuestro lenguaje y de nuestra cultura.

¿Qué es Coroto?

En Venezuela se refiere a un trasto, perete, perol, cachivache, macundales, un bich@ o una guarandinga. Se le denomina así a un objeto cualquiera que no se quiere mencionar o cuyo nombre se desconoce. Por lo tanto con esta palabra puede referirse a cualquier cosa bien sea muebles, vajillas, ropa entre otros. Pero también se puede englobar todo lo que hay en el universo al menos dentro de Venezuela e incluso hace mención a la política.

Origen de la palabra Coroto

Cuentan que el origen se remonta en una anécdota donde Guzmán Blanco trajo de París a Jean Baptiste Camille Corot, el famoso paisajista. El general solía recomendar insistentemente a las señoras de servicio: ¡cuidado con el Corot!. No había pasado mucho tiempo cuando, las criadas comenzaron a burlarse del «coroto» del general y la expresión se fue extendiendo y tomando diverso significados.

Ademas existe otra versión y atribuye a dos cuadros de Corot al general José Tadeo Monagas, se dice que al desplomarse la dictadura monaguista el pueblo saqueó la residencia presidencial y arrastró por las calles los dos Corot, particularmente apreciados por el presidente. Uno de los testigos de la algarada, al ver la suerte infortunada de los cuadros exclamó: ¡Adiós corotos!.

Frases usadas con esta palabra

  • Si te vas de la casa te llevas todos tus corotos.
  • Deja los corotos ahí vale.
  • Cuando las mamas dicen: frieguen esos corotos.
  • ¿Y que coroto es ese?
  • En lo político: Esos no quieren soltar el coroto.
  • Recoge tus corotos y te me vas.
  • ¡Adiós, coroto!

Esta palabra es empleada en frases de asombro, de manera despectiva, en negocios y también cuando se refiere a la muerte por ejemplo: el día menos pensado uno entrega los corotos.