Saltar al contenido

Significado de la expresión Chupetica de ajo

El día a día del venezolano está lleno de ocurrencias entre palabras y expresiones que usamos durante las actividades cotidianas. Una de las tantas expresiones que forma parte de nuestro habla es «Chupetica de ajo».

Dicha frase la escucharás solo en boca de un venezolano, en ninguna otra parte del mundo se usa esta expresión. Si desconoces del significado, te invitamos a conocerlo en nuestro diccionario.

A quién le dicen Chupetica de ajo

Imagen relacionada

El venezolano usa apodos característicos para referirse a los amigos o conocidos de mucha confianza. Mayormente los adolescentes son los que hacen uso de ciertos apodos para tratarse entre sí. Uno de estos muy popular es «chupeta de ajo» el cual se le asigna a una persona que siempre anda amargada.

Puedo asegurar que todos conocemos a una persona con cara de culo o que no se ríe por nada. Un chupetica de ajo es aquella persona que le cae mal a todo el mundo por su forma de ser tan obstinada.

El término «chupetica» se usa en venezuela cuando una persona es muy dulce, amable y tratable. Se le dice así por lo dulce que son las chupetas. Caso contrario es el de «chupeta de ajo» que significa que una persona es poco deseable hacer trato con ella.

Los Chupeta de ajo son…

Si tienes un amigo o amiga con las siguientes características, estas en presencia de los populares chupeticas de ajo.

  • Una persona muy pero muy odiosa.
  • No habla con casi nadie, le cuesta socializar con el resto de las personas.
  • Siempre mira feo a los demás.
  • Es amargada, antipática y pedante.
  • Nada le causa risa.
  • A todos le cae mal porque carece del buen sentido del humor.

Cuando te dicen que eres una chupeta de ajo

Este apodo suele usarse entre parejas en la etapa del noviazgo, cuando uno de los dos es muy odioso y la otra persona lo llama «mi chupetica de ajo». 

Cuando no te quieren en una reunión por ser amargada y nada divertida, le dicen a tu amiga: «no te traigas a la amiga tuya, que siempre anda con cara de culo».

Este calificativo lo recibes siempre las personas más cercanas a tí, que ya conocen tu mal carácter y mal humor.

Algunas veces es bueno ser un poco odiosa, pero no al extremo de llegar a ser una «chupetica de ajo».