Saltar al contenido

Significado de la expresión: Meter casquillo

A diario utilizamos expresiones tan comunes entre nosotros que nos definen como venezolanos. «Meter casquillo» es una de las frases que se escucha entre vecinos de cada comunidad en los pueblos del territorio nacional.

Cuando alguien mete casquillo no tiene nada que ver con introducir un objeto dentro de una pieza de metal. En nuestro dialecto se utiliza con un significado totalmente distinto.

Comer casquillo no es lo mismo que Meter casquillo

A esta palabra se le alude un sinónimo muy particular el cual es cizaña lo que significa hacerle daño a otra persona cambiando la versión del cuento o de la historia.

El lenguaje coloquial del venezolano implica palabras y expresiones que aparentan significar una cosa, pero realmente significan otra. Así tenemos el caso de “meter casquillo” frase que muchos entienden como meter algo dentro de un objeto de plástico o metal. Pero lo cierto es que no tiene nada que ver con esto.

Cuando alguien mete casquillo lo que hace es meter cizaña para perjudicar a una persona. Dicho de otro modo, es cuando alguien se empeña en sembrar discordia entre otras personas conocidas y entre los propios familiares.

Un casquilluo es aquel que se encarga de crear enemistad entre dos o más personas. Es decir es una persona que le gusta a ver a los demás discutiendo o peleándose por lo que ella dice.

Ahora bien, quien come casquillo es ese alguien que se cree todos los cuentos que se inventa el casquilluo. Existen personas que se inventan cosas o distorsionan la versión de un cuento para hacerle daño a otra persoas. Es decir lo hacen con toda la mala intención para generar una pelea.

A ese tipo de personas tambien se les conoce como: chismosas, doble cara, manipuladoras, cizañeras, mentirosas y falsas.

¿Cómo identifico a un Mete casquillo?

Es muy sencillo, cuando a alguien le encanta meter casquillo a los demás, siempre está pendiente de todos los cuentos. Es como decir una vieja chismosa, pero en este caso lo hace con toda la maldad. Lo hacen premeditado para ocasionar disgustos. Cuando alguien se aferra y afirma con total convicción de que algo es así como lo dice, y esa otra persona se lo cree es allí donde inicia un conflicto.

En los grupos de jóvenes siempre está el que le gusta meter cizaña para perjudicar al otro, sin que eso le afecte a él. Si sabe que dos personas no se la llevan bien, siempre estará atento a cualquier movimiento. Muy atento para actuar y hacer que se peleen.

Entre chamos es normal escuchar: «verga loco yo no me la calo, escuchaste lo que dijo». Es allí cuando se está metiendo cizaña para que comience una riña entre compañeros. Tambien está el caso de las «amigas», que no son tan amigas. «Ay chama yo te lo dije, juan se la pasa es chateando en el teléfono, seguro tiene otra», enseguida esa otra mujer le va a dar vueltas la cabeza sacando locas conclusión, y al final eso lleva a una pelea de pareja. Todo por los casquilluos.

Así como hay quien meta, tambien hay quien come casquillo.